Es una técnica milenaria que tiene su origen en la india. Fue el médico francés Leboyer, quien contemplando durante largo tiempo las caricias y movimientos rítmicos que una madre india realizaba en el cuerpo de su hijo, observó los maravillosos beneficios que esa practica generaba en el bebé. Decidiendo mas tarde, importar las maniobras a occidente bautizando la técnica con el nombre de Masaje Infantil SHANTALA, en honor a esa madre india llamada Shantala.

Puedes realizar la técnica a tu bebé a partir del  día 1 de nacido y prolongarla hasta cuando lo desees. Lo único que irá variando será la  presión, que en bebés de menos de 1 mes de vida será suave como un roce y a medida que va creciendo irá aumentando ligeramente.

El masaje genera una serie de beneficios para el bebé:

  • Potencia el vínculo afectivo con los padres, a través de los estímulos del tacto, la mirada, la sonrisa, sonidos, abrazos, olores, facilitando la comunicación no verbal.
  • Ayuda a estimular el sistema inmunológico y circulatorio del bebé.
  • Potencia el desarrollo y maduración de los sistemas respiratorio y digestivo, regulando las funciones respiratorias y gastrointestinal, aliviando problemas de cólicos, gases y estreñimiento.
  • Potencia el desarrollo del sistema nervioso central y musculoesquelético preparando al bebé para el desarrollo de hitos motores posteriores como los giros, gateo, marcha, etc.
  • Genera estado de relajación, favoreciendo un sueño tranquilo y profundo.
  • Ayuda a incrementar el peso en bebés prematuros.

IMPORTANTE:

  • Contraindicaciones para el  masaje: estado febril del bebé, en caso de estar cursando con un cuadro infeccioso, sobre piel erosionada, alergia cutánea.
  • Que la persona que vaya a realizar la técnica, se encuentre relajada, tranquila y con ánimo para realizar el masaje.
  • Debes buscar un lugar tranquilo, ambiente temperado. Si lo deseas puedes acompañarte con música de relajación, aromaterapia para facilitar la interacción.
  • Antebrazos y manos de quien realiza el masaje, libre de joyas.
  • Manos limpias y uñas cortas.
  • Usar un aceite natural, por ejemplo de manzanilla, almendra, caléndula para desplazar más fácilmente tus manos sobre la piel del bebé.
  • Para iniciar el masaje buscar una posición cómoda por ejemplo: sentada en el suelo con piernas estiradas, espalda recta y hombros relajados, acostando al bebé sobre tus piernas, siguiendo siempre su mirada.
  • La técnica consiste en movimientos lentos, rítmicos y suaves. La frecuencia y duración de cada técnica  las determina el bebé, si notas que está inquieto, cambia de maniobra.

Te invitamos a participar en nuestro taller de masaje Shantala para padres (individual o grupal)

Realizado por una kinesióloga e Instructora de masaje Infantil Shantala.

Consulta por nuestros cursos.